Hace unos días estuve en Londres de turismo. Cerca de la Catedral de St. Paul, me encontré con un grupo de gaiteros que se disponían a emprender una marcha con recital. Destacaban en toda la calle porque todos iban vestidos con la indumentaria típica. Mientras ensayaban, se podía diferenciar varios grupos dentro del colectivo, según la proxémia, se infería la afinidad entre los miembros. Me llamó la atención un hombre en concreto, algo separado de su grupo, con postura firme,…